Ruta de Don Quijote en coche: siguiendo los pasos de Cervantes

- Rutas en coche

Cervantes, el escritor cuya genial obra El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha ostenta el récord de haber sido la traducida a más idiomas, nos ha transportado una y mil veces por las amplias llanuras manchegas, un viaje imaginario por esos valles plagados de molinos, a los que nuestro ecuestre personaje confundía con gigantes.

Hoy nos apetece conocer esta tierra en persona, de cuerpo presente, por eso hemos preparado esta ruta de El Quijote en coche, una ruta en la que recorreremos los principales pueblos manchegos por los que pasó el protagonista de nuestra obra más universal.

El Toboso

Nuestra ruta de Don Quijote en coche la comenzaremos en El Toboso, el pueblo en el que nuestro valiente hidalgo conoció a su bella Dulcinea y, sin duda, uno de las localidades que más inspiró a Cervantes. Sus calles están plagadas de referencias quijotescas y en ellas podemos encontrar la Casa de Dulcinea, el Museo Cervantino y la famosa Iglesia de San Antonio Abad que inspiró el dicho Con la iglesia hemos topado.

Ruta en coche escenarios Don Quijote de la Mancha, Toboso

Campo de Criptana

Continuaremos por la N-420 hasta llegar a Campo de Criptana, uno de los pueblos más pintorescos de Castilla-La Mancha y localidad en la pueden divisarse más molinos de viento por metro cuadrado. ¿Imprescindible? El molino Burleta, nada menos que contra el que luchó Don Quijote en su periplo y, también, uno de los más antiguos de España que aún conserva la maquinaria original.

Argamasilla de Alba

¿Puede que Argamasilla de Alba sea ese famoso lugar de cuyo nombre Cervantes no quiso acordarse? No lo sabemos con certeza. Lo que sí se sabe con seguridad, es que en la Cueva de Medrano estuvo prisionero nuestro famoso escritor, es más, se dice que fue precisamente aquí donde comenzó a escribir las aventuras de nuestro hidalgo. Un rincón tan importante no podía faltar en la ruta de Don Quijote en coche.

Montiel

Las tierras rojizas de los campos de Montiel tienen un importante protagonismo en El Quijote. Los inmensos valles que se tiñen de tonos rojos y naranjas al caer la tarde merecen una mención especial y una visita, así como la cercana Cueva de Montesinos, donde tiene lugar  uno de los episodios más enigmáticos de la obra maestra.

Ruta en coche Don Quijote de la Mancha, Montiel

Consuegra

La parada final de la ruta de El Quijote en coche tendrá lugar en Consuegra y su hilera de doce molinos sobre el Cerro Calderico. Cinco de estos molinos aún están en funcionamiento y se puede conocer el interior de dos de ellos: Bolero y Rucio.

Pero Consuegra no sólo son molinos. Entre sus riquezas patrimoniales destaca el Castillo de la Muela, una edificación del S. XIII que se encuentra en fase de recuperación y cuyas estancias se pueden visitar para profundizar un poquito más en la cultura y forma de vida de la que se impregnó Miguel de Cervantes.

Ruta en coche Don Quijote de la Mancha, Consuegra

 

Centauro Rent a Car